Vértigo,

asomarse a todo lo que cabe entre un Dama Blanca

Suena Virgen de la Caridad, del Trío Matamoros.

y una Viuda Negra

Foto: Telegraph.co.uk

Suena Chor Javon Four Fellas de n.A.T.o.

Sácame de aquí

21-diciembre-2009 · Imprimir este artículo

Por

Incluso la pluma satírica de George Orwell (su nombre de pila era Eric Blair) languidecería ante esta monstruosa elefantiasis del Estado niñera que el nuevo laborismo va a dejar como legado a Gran Bretaña, en sudecimotercero y, sin duda, último año de poder. Podría decirse que hablar de la protección de los niños frente a los malos tratos es escoger un mal ejemplo, sobre todo en una semana en la que una empleada de una guardería británica llamada Vanessa George ha sido declarada culpable de actos especialmente repugnantes en su trato con niños. Es evidente que no hay nada más importante que proteger a niños inocentes. Pero la verdad es que éste es un magnífico ejemplo del proceso por el que unas intenciones buenas y llenas de humanidad se traducen en respuestas malas y burocráticas.
Timothy Garton Ash, El País 21/12/09

Durante este año hemos asistido a lo que por primera vez en la Historia puede considerarse una gestión conjunta de problemas globales. Por partida doble: primero de manera embrionaria en Londres y Pittsburgh, donde se decidió que la solución al problema era retrasar la solución unos años;  ayer en Copenhague, seguro que se han puesto de acuerdo en algo… que no es en lo que hacer con respecto al supuesto calentamiento. Tampoco era la prioridad. Lo que aparentemente sólo podrían ser noticias para la esperanza tiene el peligro de resultar el golpe definitivo contra los  escasos y debilitados outsiders del estado.  De buenas intenciones, etcétera.

En un mundo que cambia cada vez más deprisa; en el que la información ha dejado de ser una ventaja competitiva para convertirse en una fuente de confusión, de ¿miedo?; en el que la amenaza de lo desconocido se atempera con cantos a la interculturalidad, a la tolerancia y, en definitiva, a las ventajas de la sedación legalizada; en un mundo ya completamente inabarcable lo hemos conseguido: insensibilizarnos empachados de sensiblería. Hemos acabado dejando en manos de políticos pagados por el estado el control del estado, en el convencimiento de que es bueno por naturaleza.

No, no es el cambio climático causado por el hombre, ni los conflictos armados en un mundo a todas luce cada vez más pacífico. El gran peligro de este siglo que empezamos tal vez sea el delegar todo el poder e influencia sobre nuestra esfera íntima en manos del estado niñera. En nuestra búsqueda incondicional de seguridad y salud hemos renunciando a los esfuerzos que supone una vida libre. Una vida en la que uno mismo, para bien y para mal, es dueño y responsable de sus actos.

La Autoridad Independiente de Salvaguardia británica (leed el artículo que encabeza esta entrada), la ley antitabaco o la Ley de Economía Sostenible y su ataque a derechos fundamentales españolas no son más que síntomas de una enfermedad mucho más grave. Una enfermedad que no estamos tratando.

…Sólo se entiende, de hecho, considerando la tentación de convertir los estados de Derecho en estados terapéuticos, legisladores sobre el dolor y el placer, donde lo que antes se imponía por teológicamente puro pueda ahora imponerse por médicamente recomendable.
Antonio Escohotado

La distopía de Moore no queda tan lejos a fin de cuentas.

Clic para agrandar

Suena Sácame de aquí, de Bunbury.

El Tratado de los Burócratas Ilustrados

15-diciembre-2009 · Imprimir este artículo

Por

El pasado 1 de diciembre entró en vigor el Tratado de Lisboa tras el sí de Irlanda, último obstáculo superado. Dos semanas antes, 27 personas eligieron al Presidente del Consejo Europeo y al Alto Representante (sic) para temas de política exterior. Ambos puestos son la cabeza visible del Tratado de Lisboa, o puerta de atrás pensada ad hoc tras el NO en referendum de Francia, Holanda e Irlanda a la Constitución Europea. La intención, supuestamente, no es otra que la de fortalecer políticamente -quizá sería más atinado decir «que fortalecer a la clase política»- una Unión Europea que aparentemente navega a la deriva en un escenario internacional incierto: ¿De qué va la Unión?.

Lo que más llama la atención de todo este tinglado no es que la democracia brille por su ausencia en el proceso de construcción europea, lo más interesante, en mi opinión, está siendo la respuesta de los autodenominados europeístas a los llamados euroescépticos. El caso más notorio quizá sea el de Vaclav Klaus, pero evidentemente no es el único. Gentes, principalmente pesebreros de los medios de (in)comunicación, que gustan de llamarse progresistas, o ¡demócratas! en el colmo del autoengaño, defienden acríticamente cualquier decisión tomada por los burócratas ilustrados. En el colmo de la ignorancia, o la mala fe, critican cualquier posición contraria a la creación de un «gobierno de sabios», que hacia eso y hacia nada mejor que eso se dirige esta Unión Europea. De los europarlamentarios* no podemos esperar nada distinto que obediencia al Partido que les da de comer. Aún así, al ver al Presidente del parlamento europeo concediendo la gracia de permitir la expresión de la crítica (¡sólo faltaría! -a los 2′ 35”-), no he podido evitar evocar la imagen de Ralph Fiennes en la piel de Amon Goeth.

La noticia aparecida en El Mundo el 08-12-09 me ha descubierto a Nigel Farage, otro de esos personajes que, poco a poco, aparecen para canalizar el creciente descontento de una ciudadanía que, si bien todavía escasa en número, al final del camino es consciente de que más allá del niño estudiando (¿?¿?) un erasmus en Londres y más allá de las subvenciones la Europa de los Pueblos  no es eso. No debería ser eso.
En España siempre hemos estado a una generación o más de las sociedades política o económicamente más avanzadas. Partidos como el Pirate Party o, simplemente, con algo que decir en el proceso de construcción europea (más allá de el mantenimiento o incremento de insignificantes parcelas de poder) son impensables.  Quizá por eso personajes como García-Trevijano (en un plano mucho más teórico… y cercano), Ron Paul o el citado Farage con (a pesar de) su dicción aristocrática y su pose afectada se encuentran más cerca de mis inquietudes:

Sobre el Tratado de Lisboa

A pack of lies has been told [..] is the imposition of the will of the political class upon the citizens.
You don’t want to hear the voice of the people (addressing the European Parliament).

Un montón de mentiras se han dicho [..] es la imposición de la voluntad de la clase política sobre los ciudadanos.
No queréis oir la voz de la gente (dirigiéndose al Parlamento Europeo).

Sobre el Alto Representante

[..] who really is the true representation of the modern political class. In some ways she’s ideal, isn’t she? She’s never had a proper job and she has never been elected for anything in her life. She’s a part of this post-democratic age.

[..] quien realmente es la auténtica representante de la clase política moderna. De alguna forma ella es perfecta, ¿verdad? Nunca ha tenido un verdadero trabajo y nunca ha sido elegida para ningún cargo público en su vida. Es parte de esta era post-democrática.

Quizá sea una obviedad repetirlo pero, oye, nunca hay que subestimar la capacidad del personal para malinterpretar lo que ve, lee o escucha: no soy anti europeo,  o anti Unión Europea, simplemente no me gusta dejar en manos ajenas aquello que de una forma u otra facilita o dificulta mis quehaceres diarios. Y si de lo que se trata es de hacerno tragar con ruedas de molino, conmigo que no cuenten.

Suena Bilingual, de los Pet Shop Boys.

Los lobos ya no cantan

Echar un vistazo a los planes de rescate (otra para la galería de eufemismos al servicio de la política) que se han puesto en marcha en todos los países del mundo me lleva a una primera conclusión de manera inmediata: con toda probabilidad se trata de la primera vez en la historia de la humanidad en que se actúa de manera coordinada a nivel mundial. ¿Así que, a costa del vil metal, la primera piedra del camino a la Arcadia Feliz ya está puesta?

No parece que así sea, es lo de la benevolencia del cervecero… con un matiz que acaso no sea insignificante. En este caso estaríamos hablando de gobiernos-estados (el mayor criminal del siglo XX según Octavio Paz), no personas, no individuos. El carnicero, el cervero, el panadero a fin de cuentas ponían su sudor en el envite. Ahora es el de otros el que está en juego. Por decirlo en palabras de nuestro economista más importante, Xavier Sala i Martín:

No seas ingenua, los gobiernos no actúan por el bien de la sociedad. Lo hacen con unos objetivos, legítimos, que son: ganar elecciones (los que necesiten el trámite, añado yo) y satisfacer a los grupos que tienen un poder económico. Los gobiernos no ayudan a los que más lo necesitan.

Lo que parece claro es que aquí el más tonto hace relojes. Dicho de otra forma, la globalización no ha traído sólo la posibilidad de tener toda la información en la pantalla de tu ordenador personal, también ha confirmado a los responsables de los gobiernos-estados de todo el mundo (vía sicarios económicos, o consejeros políticos)  que la forma más fácil de mantener el poder, delegado o no,  es utilizando los recursos de sus súbditos. Fundamental hacerles creer que es por su bien. Todo está en los libros o La Farsa del Cornudo, Apaleado y Contento.
Si el problema ha empezado porque las familias y empresas estaban demasiado endeudadas, ¿cómo lo arreglamos? Endeudando al Estado.
¿Y la solución?

En los próximos años, los gobiernos occidentales tendrán que incrementar de manera dramática los impuestos, provocar una elevada inflación, suspender pagos o una combinación de las tres opciones.

Ya lo dijo uno de los sabios más importantes del pasado siglo:

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados

La única respuesta que se me antoja posible, descartado el hacer rodar cabezas por razones de imposibilidad material, es evitar tomar parte en un juego perverso, desde una posición estrictamente personal: rechazar las subvenciones, rehusar los regalos envenenados que vengan del estado y construir tu vida de acuerdo a tus creencias y tradiciones. Algo que me enseñó George Stone, en una fábula imprescindible para sobrevivir (JPQuiñonero®)

Suena Nada es gratis en la vida, de Cuarteto de Nos.

Si no ejerces tus derechos, los pierdes

Las diferencias formales entre los modelos anglosajón y latino de sociedad (las diferencias fundamentales son abismales)  siempre han llamado profundamente mi atención. Laura me hace llegar una muestra más de algo que es, no ya impensable por nuestros pagos, sino simplemente imposible:

Me refiero a un ciudadano informado, defendiendo unas opiniones  de manera ordenada y paciente en un programa de éxito y máxima audiencia: voy a un mitin del presidente armado porque estoy en mi derecho y la ley me ampara.

Por supuesto un coro de plañideras se ha llevado las manos a la cabeza y ha poblado medios y blogosfera con sus lágrimas de cocodrilo. Enfangando, mintiendo, confundiendo y aventando el miedo. La más eficaz de las armas, como ya dije, para pastorear el rebaño.

A pesar de los esfuerzos del entrevistador por hacer de William Kostric un nuevo Lee Harvey Oswald (son los daños colaterales del sistema anglosajón que, en cualquier caso, aquí nos aprestamos en su día a copiar para disponer hoy de una genuina versión castiza, ampliada y mejorada) lo máximo que pudo conseguir del entrevistado fueron  estas frases:

Clearly I’m not advocating violence, clearly no violence took place [..]. I’m advocating an informed society, armed society, polite society. A fire arm is a deffesinve tool[..].
If you don’t exercise your rights, you will lose them.

Claramente no estoy abongando por la violencia, claramente no hubo ningún acto violento [..] Estoy abogando por una sociedad informada, armada y educada. Un arma de fuego es una herramienta defensiva.
Si no ejerces tus derechos, acabarás perdiéndolos.

Mientras lo veía me ha dado en pensar en el lamentable espectáculo que la política patria está dando este verano y siempre. Con el consentimiento y, me atrevería a decir con el beneplácito,  de la sociedad. Me gustaría pensar que somos una sociedad con la suficiente masa crítica como para contraponer la fábula de Tomás de Iriarte

Sepa quien para el público trabaja,
que tal vez a la plebe culpa en vano,
pues si en dándola paja, come paja,
siempre que la dan grano, come grano.

a los notables por proféticos versos de Lope:

…porque, como las paga el vulgo, es justo
hablarle en necio para darle el gusto…

Pero la única realidad es que, en España, el derecho a la Información (veraz) fue un espejismo que duró lo que el Partido Socialista tardó en comprender y manejar a su antojo todo el poder heredado de la estructura  franquista del estado; los, ya de por sí mutilados, derechos políticos pactados entre el franquismo y una parte de la oposición son fagocitados por las estructuras de partido a la mínima ocasión; los derechos civiles, en fin, están permanentemente amenazados si no formas parte de alguna de las minorías bendecidas por la política de partidos. Los años del centro derecha poco o nada cambiaron el  camino liderado por el César Visionario, el Cojo Tartaja y su corte de los milagros.

En los últimos años el proceso de degradación del espectro informativo está siendo especialmente alarmante, a un lado y otro se arrojan toneladas de mierda sobre lo que, con mucha indulgencia, podríamos llamar debates. La cultura del fin a cualquier precio se convierte en la única escuela válida para hijos y padres mientras la oligocracia avanza imparable, gracias a las artes de unos y otros, hacia la tiranía del partido único.

William Kostric es la voz del pueblo: ejerce, defiende tus derechos o acabarás perdiéndolos.

Constitución

Suena Some People Say, de Terrorvision.

Cualquier cortina de humo es bienvenida

Quizá no haga falta justificar por qué son noticia en España las decisiones que en materia de política internacional se toman en los Estados Unidos. Donde tal vez haya que poner más atención es en por qué lo son las consecuencias que esas decisiones provocan en la política interior del país norteamericano. La conclusión a la que llego es porque sirve para reforzar esa visión maniquea del mundo imprescindible para que la papeleta acabe entrando en la urna, o el clic acabe dirigiendo a los mismos sitios. Con la gran ventaja de que contribuye, de paso, a evitar engorrosas explicaciones y responsabilidades.

La semana pasada la Noticia en la sección Internacional de la inmensa mayoría de las versiones digitales de los medios tradicionales (creo que esto es importante porque suele obviarse en los análisis que siguen siendo ellos , los tradicionales, los creadores de noticias. El resto de medios -no digamos los blogs- son/somos meros replicantes de lo que aquellos publican) era que El Hombre del Saco (dependiendo del nivel de consideración que tengan para con sus lectores lo llaman CIA, Cheney o Bush) había ocultado al Congreso americano un plan para asesinar a terroristas de Al-Qaeda, contraviniendo una ley de 1976.  Lo que todas esas noticias ocultan es que fue bajo la Presidencia de Clinton cuando se violó esa ley por primera vez (por supuesto se ocultó durante casi cinco años hasta que poco después del 11-s interesaba más decir que Bin Laden, claro, había sido un objetivo de la lucha antiterrorista) y que, en todo caso, el propio director de la CIA, cuyas declaraciones a los  Comités de Inteligencia han levantado la noticia ,ha reconocido que dicho programa no está totalmente implementado. Pero, ¡para qué detenerse en detalles insignificantes!.

El fondo de la cuestión es que no hay nada nuevo bajo el sol. En EEUU se ha aireado la polémica porque el mito Obama se va desgastando a una velocidad inesperada (via Barcepundit).  En España porque cualquier cortina de humo siempre es bienvenida, llámese Bush, CR7 o Ryan.
Ninguno de los medios a que aludía al principio de esta entrada ha exigido responsabilidades al Ministro de Exteriores por decir abiertamente que España sólo se reúne con dictadores si es para hacer negocios, o simplemente por razones de afindad ideológica. Ninguno de los medios tradicionales exige responsabilidades a la Ministro-títere o al Ministro de Deportes  por entregar nuestro dinero a bancos y cajas para que continúen dando soporte a la oligocracia gobernante:

Lo que sabemos en estos momentos sobre el FROB es que tiene pinta de hurto legal. Zapatero y Mariano de la mano con la mayoría de banqueros han decidido gestionar en crisis para perpetuarla. El gobierno espera que las entidades crediticias no quiebren y que, si lo hacen, no se evidencie, de ahí el voto con el PP. El PP espera que sus amigos no sufran. El hecho de que esos amigotes sean unos ineptos, corruptos, inservibles y peligrosos ayudó al voto con el gobierno.
Marc Vidal

Y ante este panorama los replicantes nos limitamos a bendecir lo que nos echan. Dame pan y dime tonto.

Gustave Doré

Suena The Wall de Pink Floyd.