Bailar

La pelvis está para moverla y los festivales son un lugar muy propio para ello. En los festivales, pisar pies es un arte, algo que ni mucho menos ocurre en los bailes de salón. Hay pluralidad de estilos. El del enano de Twin Peaks también es recuperable. Moverse rápido o lento es lo de menos, todo se reduce a la energía del momento.

Bailar… ligar

“El baile es la gran herramienta para seducir”, confiesa el psicólogo Alberto Hidalgo. “Es lo mismo cualquier arte escénico, ya sea tener dotes interpretativas o ser un buen contador de historias”. El baile es la excusa perfecta para tener un primer contacto físico con alguien (dícese, “arrimar”). “Puedes abrazarla, acercar tu cara y labios a los suyos; por no hablar del roce de vuestras zonas sexuales”, dice.

Lo importante a la hora de mover el esqueleto es no vacilar, es decir, superar el pánico escénico (las copas suelen ayudar, pero también la propia melodía). Mario Luna, experto en la materia, afirma que el miedo al ridículo nos sabotea, impide que emprendamos cualquier clase de iniciativa”. No es difícil adivinar que el miedo a bailar se cura, precisamente, bailando, aunque existen ciertas herramientas teóricas. Según Hidalgo, “la clave está en irradiar una buena actitud”. Otro académico del asunto, Bruno Moro, afirma que “las personas que consiguen conectar con su ritmo son capaces de transmitir sensaciones positivas, ideales para comenzar una relación”. Todos insisten en que el contacto visual es muy importante.

El artículo de la revista Men’s Health (Seducción y baile) en el que nos hemos basado para dar estos pequeños apuntes, concluye con los siguientes consejos:

1. No tengas miedo. Es la regla de oro. Olvida el miedo al ridículo.
2. No subestimes el poder del baile. Es la mejor y más efectiva herramienta de seducción en el contexto de la noche.
3. No te escapes.
4. No te lances.
5. No invadas.
6. No te olvides de las palabras. Si te falla la conversación, y eres de los que preguntan “¿estudias o trabajas?”, aprovecha el volumen excesivo de la música para mantenerte parco en palabras.
7. No ruegues. Es obvio, pero el “¿Te gustaría bailar conmigo?” es viejo y demodé.
8. No te quedes junto a la barra, a no ser que quieras que se te ponga cara de “voyeur” octogenario.

Un poco de ciencia

Un estudio científico demostró que el baile pudo evolucionar hasta adquirir la importancia que tiene en la cultura humana porque permite a hombres y mujeres juzgar la simetría y, por tanto, la aptitud genética de parejas potenciales. Bailar bien es signo de perfección genética.
Charles Darwin fue el primero en sugerir que la necesidad humana de bailar forma parte de un fenómeno conocido como selección sexual: cuando los individuos escogen a sus parejas sobre la base de cierto grado de atracción física. El baile pudo evolucionar hasta adquirir la importancia que tiene en la cultura humana porque permite a hombres y mujeres juzgar la simetría y, por tanto, la aptitud genética de parejas potenciales.

Los científicos han encontrado pruebas reales de que el baile está ligado en verdad al bienestar físico y de que las mujeres en particular usan el desempeño en la pista de baile como indicio de superioridad genética.

Un estudio publicado en la revista Nature descubrió que ellas tienen mayor propensión que ellos a trazar un vínculo subconsciente entre el baile y la simetría física, lo cual encaja en una teoría evolutiva referente a la importancia que para las mujeres en particular tiene escoger una pareja atractiva, de buena calidad. “Las mujeres conceden a la danza de hombres simétricos una valuación relativamente más positiva que los hombres, y los hombres más simétricos valoran la simetría en las bailarinas más que los hombres menos simétricos”.

“Se cree que el baile es importante en el cortejo entre las especies, incluida la humana, pero nada se sabe de lo que revela acerca de la calidad subyacente (física o genética) del bailarín”, indican los investigadores de la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey.

En un experimento basado en videos de 183 hombres y mujeres en Jamaica, captados mientras bailaban, se evaluó la simetría utilizando calibradores para medir muñecas, tobillos, codos, dedos, orejas y demás. Se tomaron radiografías de las manos, se sacaron moldes de los dientes superiores y se evaluó la simetría facial mediante fotografías. Posteriormente se pidió a un grupo de personas juzgar la habilidad dancística de cada persona en el video, lo cual permitió a los investigadores distinguir entre quienes eran percibidos como buenos bailarines y quienes fueron juzgados deficientes. Descubrieron que los varones simétricos eran considerados bailarines significativamente mejores por las mujeres.

LO MALO DE BAILAR DESNUDOS ES QUE CUANDO LA MÚSICA SE PARA, NO TODO SE ESTÁ QUIETO…

Muchos bailes se han inventado y reinventado desde que los blancos quisieran bailar como los negros y se subieran al tren del rock&roll. Descastadas todas las posibilidades del cuerpo humano, quizá sea hora de recuperar viejos clásicos. Sí… ¡La yenka! Esa cosa que nuestros padres bailaban con bañadores insignificantes y cardados antinaturales. Mucho más que un homenaje.

Vengan chicos vengan chicas a bailar
Todo el mundo viene ahora sin pensar
Esto es muy facil lo que hacemos aquí
Esta es la yenca que se baila así
Izquierda izquierda derecha derecha
Adelante detras un dos tres
Izquierda izquierda derecha derecha
Adelante detras un dos tres

Con las piernas marcaremos el compas
Bailaremos sin descanso siempre mas
Y no hace falta comprender la musica
Adelante y detras y venga ya
Izquierda izquierda derecha derecha
Adelante detras un dos tres

Aqui se baila la yenca
Hay que facil es la yenca
Mira que bien va la yenca
Y que graciosa es la yenca
Izquierda izquierda derecha derecha
Adelante detras un dos tres

Izquierda izquierda derecha derecha
Adelante detras un dos tres
Izquierda izquierda derecha derecha
Adelante detras un dos tres
Un dos tres

Las personas que consiguen conectar con su ritmo son capaces de transmitir sensaciones positivas

Bailar bien es signo de perfección genética.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Comentarios

2 comentarios en el artículo “Bailar”

  1. Lacsanch en 30-enero-2009 10:10 pm

    Me encanto el articulo muy genial e interesante con mucha realidad. Genial!!!!!!!! SIgan asi

  2. Cómo lograr que un chico tímido te invite a bailar | Chica de 15 en 22-marzo-2010 6:02 pm

    [...] y te presentaste con la misma imagen de siempre; y, finalmente, puede ser que no te invite a bailar porque tú no sabes hacerlo [...]

¿Quieres dejar un comentario?