Tania Brugera, promesa política

27-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

Tania Bruguera investiga maneras en las cuales el arte puede aplicarse a la vida cotidiana de la política. Su trabajo genera e instala modelos sociales de interacción que pueden proporcionar nuevas maneras de participar en el concepto de utopía. Define su trabajo como Arte Útil y Arte de Conducta y trata de transformar al público en ciudadano.

Tania está interesada en las maneras a través de las cuales las cosas se convierten en artísticas y el proceso de negociación para que se visualicen como tal. Ha participado en Documenta, Performa, varias ediciones de las Bienales de Venecia, Gwangju y La Habana. Su trabajo ha sido parte de projectos personales o colectivos en Tate Modern, Centre Georges Pompidou, Whitechapel Gallery, PS1, ZKM, IVAM, Kunsthalle Wien y The New Museum of Contemporary Art.

Su trabajo forma parte de las colecciones de Tate Modern; Centre Georges Pompidou; Museum für Moderne Kunst; Daros Foundation; Museum of Modern Art; Museo del Barrio; Bronx Museum; IVAM; Museo Nacional de Bellas Artes, Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. En 1998 fue seleccionada Guggenheim Fellow, en 2008 recibió el Prince Claus Prize y en 2009 fue la primera recipiente del Neuberger Prize y finalista del Ordway Prize.

Tiene un master de The School of the Art Institute of Chicago (United States) y el Instituto Superior de Arte (Cuba). Es fundadora / directora de Arte de Conducta; el primer programa de estudios de arte político y performance (2002 – 2009) actualmente es profesora en la École des Beaux‐Arts, Paris y Advisor en la Rijsakademie en Amsterdam.

Te invitamos a seguir a Tania hasta el día final. No dudes en contactar con ella para donar tu cadáver. Este fin de año ha estado en el MUSAC presentando su libro La promesa de la política. En León no pasó una bandeja de cocaína entre los asistentes ni jugó a la ruleta rusa, pero no defraudó.

La Promesa de la Política

Con descaro y respeto se ha apropiado del título del libro homónimo de Hannah Arendt, hace un recorrido vital y existencial por las ideas que desde la filosofía griega han determinado la concepción contemporánea de la política.

A partir de la crónica en prensa de un acontecimiento, la artista Tania Bruguera plantea una revisión de una serie de convenciones sociales que se traduce en 5 obras cuyo título hace referencia a un concepto filosófico, la plusvalía.

Plusvalía es una pieza basada en la noticia del robo de un cartel que se encontraba a la entrada del campo de concentración de Auschwitz,

Phronesis es una pieza que recoge una serie de acciones llevadas a cabo por la artista sin autorización en un desafío a la institución del saber o de la cultura.

Isonomia parte de la noticia de la redada y captura de “los gordos”, un grupo de narcotraficantes que operaba en España

Apolitia es una obra basada en la noticia de un cura que ofrecía favores sexuales en Internet

Isasthenai se basa en la noticia de la muerte de Orlando Zapata en Cuba el pasado mes de marzo de 2010.

Tania, la perforwoman cubana. Cuerpo, arte y política.

Sigue a Tania en la lucha final.

+ info

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Un brindis por el nuevo hombre

27-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

La gran pantalla emite la (misma) imagen de un extraño centro de incubadoras. Un contador va restando segundos al acontecimiento más esperado de todos los tiempos. Se superponen imágenes de Times Square, La Plaza Roja, La Puerta del Sol. Como en una Nochevieja universal, la humanidad vibra finalmente a un solo grito: SEVEN, SIX, FIVE…TWO, ONE…

(Fundido en rojo)

Sobre un altarcito, en el mismo centro de incubadoras, cuatro enormes huevos de avestruz que se rompen por momentos. Salen de ellos cuatro adolescentes totalmente iguales.

Distintas imágenes nos muestran la fiesta global. Estamos en la Nochevieja, no por casualidad, del año 666 de la Nueva Era.

Los nuevos hombres salen de los huevos como patos mareados: tienen cuerpos de hermafroditas, caras de humanos y alas de ángeles de cristal.

Quince sesudos hombres, testigos de distintas épocas, observan el acontecimiento desde su mesa de congresos (en primer plano).

Algunos aplauden mientras otros lanzan anatemas. El follón es impresionante.

ALQUIMISTA.- ¡Eureka! Llevamos siglos tras la criatura.

RABINO ORTODOXO.- (con aspavientos) Esa criatura de la que usted habla es obra del demonio, y el tiempo se encargará de ella.

SATÁNICO.- Un respeto, camarada. Son precisamente ustedes, los monoteos sociedad limitada, quienes llevan soñando años con un rebaño de hombres perfectos… así que ahora no se hagan los estrechos. No creo que estos seres se crean sus milongas por más tiempo.

SACERDOTE CALDEO.- Haya paz entre los intermediarios de buena voluntad. Al fin y al cabo, somos del mismo gremio de miedos y sumisiones. No nos quedaremos en paro… Puesto que el Nuevo Hombre tendrá sus necesidades, digamos, espirituales.

CIENTÍFICO.- (levantando una copa y ofreciendo un brindis) El experimento, pese a quien pese, ha sido una éxito. Es hora de que la humanidad se libere de una vez por todas de las viejas supersticiones…

ENCICLOPEDISTA.- (Alzando la copa) ¡Inmortalidad, igualdad, fraternidad! La libertad la perdimos voluntariamente, allá por las postrimerías del siglo XXI… pero esa es una vieja historia y no quiero aburrir a nuestro selecto público.

FILÓSOFO GRIEGO.- Estoy aquí para dejar claro que nosotros no nos sentimos padres del invento: No es esto, no es esto (tirándose de los pelos).

RAELIANO.- (dirigiéndose al público) Querida humanidad: El Nuevo Hombre posee una capacidad sexual ilimitada y carece por completo de complejos morales. ¿Alguien da más? El nuevo hombre es amor en estado puro universal categórico.

TROSTKI.- El hombre-chip contempla una nueva sociedad con toda su potencia revolucionaria transformadora. ¡Socialización de las fisiologías ya!

NIETZSCHE.- ¡Pandilla de tarántulas y sarcófagos alitosos! El fin será el Superhombre, que cabalgará sobre vuestro rebaño. ¡No a una humanidad disecada! Es pasto de supermercado.

HUXLEY.- Los horrores de la Utopía pretenden clonar el alma humana… y se están aproximando a pasos agigantados.

SAINT-SIMON.- (ebrio, abrazándose a Trostki como un fútbolero). ¡Se nota, se siente, la granja social y espiritual está presente!

JÜNGER.- Ahora que la telepatía es un hecho, la humanidad marcha como un reloj daliniano que se derrite por segundos.

JODOROWSKY.- Al cielo no podemos llegar cada uno con nuestro automóvil. La humanidad, sin embargo, resulta inmortal.

ARRABAL.- Nuestro pasado siglo
está más que repleto
de asesinatos
y hasta de genocidios
Y sin embargo luce
de progreso sin fin.

CIENTÍFICO.- Por favor, por favor… Les pido un minuto de silencio. Supongo que la instalación del chip con la memoria de la humanidad completa, en la que están incluidos los discursos de todos y cada uno de ustedes, es cuestión de minutos. Desde entonces dejarán de tener sentido sus viejas ilusiones de portera humana. Por tanto, repito, no es necesario que atosiguen al público con sus onanismos. La originalidad es sólo una pieza de museo. Quiero, por tanto, hacer una declaración sin interferencias. La haré en esperanto, con traducción simultanea al euskera y al gaélico, por si las moscas.

(Saca un arpa y da un toque de atención con la misma, después, prosigue leyendo, ya con los demás en silencio… frente la expectación de todo el mundo).

“Queridos terrícolas (las plazas del mundo están llenas, tal y como vemos en la gran pantalla). El más viejo sueño de la humanidad se ha cumplido (aplausos de toda la humanidad por la pantalla). Cada uno de estos cuatro bebés utópicos representa millones de años de evolución. Cada célula de los mismos contiene toda la información del Universo. La técnica de gestación por eyaculación de conciencia culmina miles de años de evolución, marcados por los límites y el miedo (se ven en la pantalla imágenes de inquisidores, Semanas Santas y terremotos).

¡Un Nuevo Hombre ha nacido! Un Nuevo Hombre en donde estamos todos reunidos y somos Uno y cuatro. Este Nuevo Hombre no habría sido posible sin los viejos profetas (imágenes en la pantalla de Bin Laden, Lenin, Jesús y Hitler). Pero este Nuevo Hombre nos convierte, además, en dioses con crédito ilimitado.

Una nueva Matria humana ha sido alcanzada. Una fragua intemporal que viene a matar el tiempo y a desadministrar la muerte, nuestra leal compañera. El tiempo, repito, no será ya ningún obstáculo, los pensamientos serán universalmente compartidos y la telepatía será un hecho. Esta obra es la obra de todos nosotros, y por tanto no tiene más autor o copy-right que el humano. Que nadie se sienta excluido. Hemos vencido la enfermedad moral y física, la fealdad y el miedo.

Ya no estamos atados a una raza ni a un sexo, no dependemos de materia orgánica alguna ni necesitamos condiciones ecológicas precisas. Nuestros sueños se realizarán en un umbral entre la realidad y la virtualidad en un lugar hasta ahora desconocido para la mayoría de la ganadería humanista. La libertad no será un problema, porque entenderemos nuestra necesidad y ello nos hará finalmente libres”.

(La humanidad aplaude a través de las pantallas)

“Creo, como último representante del viejo hombre, que los viejos representantes de lo humano debemos desaparecer para dejar paso al definitivo Nuevo Hombre. Su camino, lo sabéis, está lleno de familiares fosas comunes y horrores utópicos que no volverán a suceder (imágenes del 11-S, el GULAG, los campos de exterminio y del desfile del 12 de octubre). Propongo, por tanto, que los aquí reunidos concluyamos esta ceremonia virtual, como gente seria y finita que somos… Es decir, mediante la tradicional ingesta de cicuta que porta esta botellita de licor franciscano”.

(Rumor y comentarios en toda la mesa)

ALQUIMISTA.- Ha nacido el hermafrodita, que yacía inerte en las tinieblas…

En cuanto a nosotros, nuestra obra está acabada: ¡Solve et Coagula! (bebe la cicuta y se desploma).

SACERDOTE CALDEO.- ¿Acaso imaginan que sin custodios de los secretos esas criaturas podrán caminar?

RABINO ORTODOXO.- (despectivo) Como si una criatura engendrara lo divino. ¡Qué obscenidad!

TROSTKI.- Sin la vanguardia del Partido serán ciegos autómatas. Pronto volverán a necesitar de nosotros, son menores de edad.

SATÁNICO.- ¿Quién les llenará la boca de deseo a esos desgraciados transgénicos desnatados?

CIENTÍFICO.- Eso que llaman ustedes criaturas son la línea del horizonte de la evolución: no padecen ni necesitan de sus putrefactos cuidados, ¡amas de cría venenosas!

NIETZSCHE.- No sé si resulta más patético el errante paso del rebaño o la decadencia de sus tradicionales pastores violadores. Ustedes han convertido la Ciencia en una execrable religión agropecuaria.

RAELIANO.- Ya puestos, nosotros mismos debemos ser inmediatamente gemados o clonados, sin tener que desaparecer de un modo tan romántico y antiguo. Ni pasar a esos seres a través de un chip…

CIENTÍFICO.- Todos ustedes forman parte de lo humano, y todo lo humano está contenido en estas cuatro criaturas.

HUXLEY.- ¡Caramelitos, Soma, LSD! Quien los prueba resulta inmortal… Está escrito en los Vedas, ciertamente.

ENCICLOPEDISTA.- El hijo de la modernidad es un monstruo y yo soy su padre putativo.

HOUELLEBECQ.- Al menos la Nueva Era buscaba algo que necesitábamos. Fuimos una especie parecida al mono, que sin embargo tenía aspiraciones nobles. (Pega un trago enorme)

(En la pantalla se observa cómo un científico coloca un chip en la frente a cada uno de los cuatro hermafroditas).

JÜNGER.- Es difícil imaginar que a uno le despierten de la inmortalidad sólo para ver esto. Un poco de dignidad, caballeros.

(Coge la botella de cicuta y la bebe)

HUXLEY.- Déjeme a mí también y tome uno de estos caramelitos de la eternidad…

FILÓSOFO GRIEGO.- Espere, yo me voy con usted… Esto será un ágape (agarrando los tripis que han quedado desperdigados).

(Caen al suelo, después de tomar la cicuta con LSD).

CIENTÍFICO.- Espero que los demás sigan el camino de los héroes. Nuestro tiempo ha pasado definitivamente.

(Por la pantalla se ve a los cuatro hermafroditas observar el espectáculo atónitos. Lloran y vuelven a sus huevos, donde se introducen para no salir jamás).

El experimento ha fallado una vez más.

NIETZSCHE.- Con estos materiales (señalando a los demás) no es posible un Hombre Nuevo. Pero el viejo hombre debe morir.

SAINT-SIMON.- Entonces yo brindo con cicuta por una nueva humanidad.

TODOS.- ¡Nosotros brindamos con cicuta por una nueva humanidad!

(Todos elevan su cálices y beben la sagrada cicuta.
Suena el Himno de la Alegría y unos ángeles comienzan a recoger en ataúdes a los caídos, preparando el funeral a los acordes de Beethoven, que aparece en escena como un giróvago).

(NO CONTINUARÁ)

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

¿Cuándo se fastidiaron las Navidades?

26-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

Me gusta leer los posts que se escriben el día de Navidad. Junto con el tradicional asesinato con el cuchillo de trinchar de la Nochebuena -la excepción que confirma el milagro- pintan el panorama emocional de una fiesta cada vez más triste. Triste porque -sobre todo donde no hay niños- ni siquiera se celebra ya el hecho de celebrar, el «estar juntos». Navidad es un ritual que su protagonista, la familia más o menos extensa, cada vez disfruta menos. Recuerdo un artículo que me llamó la atención:

Quien impulsa la guerra [familiar y social en Navidades] es la derecha radiofónica y su cruzada incansable para polarizar y dividir nuestro país, nuestras cenas navideñas y sacar beneficio de hacerlo. Me lleva a pensar que tal vez, debería regalarle a mi padre un iPod y un surtido CDs de música surf por Navidad. Sería un regalo para los dos.

¿Les suena familiar? Lo curioso es que hablaba de EEUU. Y es que a lo mejor la responsabilidad de que Rubalcaba suplante a Papa Noel, los controladores a los duendes y la crisis al carbón de los -inexistentes- niños malos, no es de «cómo están las cosas», ni siquiera del tarado al que sabe dios qué le vió nuestra hermana. A lo mejor los tiros van por otro lado.

En «Navidad concreta» Diego, quién pasó un año como cooperante en Bolivia, arrancaba el día 26 hablándonos de cine:

La película “La última estación” desmitifica el icono redentor de Tolstoi resaltando cómo su universalismo no sólo serviría de semilla para la dogmatización del anarquismo cristiano, sino que sería el factor determinante en la degeneración de un punto fundamental de su vida: la relación con su esposa. El mito del amor universal antepuesto al amor real, a lo concreto.

Recogía una reflexión ya abierta por Bianka para acabar confesándonos que

Hace un año la cena de Nochebuena venía cargada de culpa. Mi experiencia en Bolivia y el conflicto universalista me impedían transmitir a mi familia sentimientos positivos. Qué injusto es flagelarse por una ideología medieval como el antimercatismo.

La comunidad y el entorno real de una persona es producto de la interacción y de la libre elección: a tu pareja la elegiste tú, si tienes hijos elegiste tenerlos tú, tus relaciones con tus padres y tu familia las construiste tú… son relaciones reales -más o menos existosas- que nacen de la libertad y la interacción.

Pero una persona no elige la nación, el «género» ni la clase social que le encasquetan culturalmente y desde el poder. No se puede modificar ni interactuar con una abstracción, viene dada y siempre, a lo largo de toda nuestra vida, va a venirnos dada.

Los universales son las categorías en las que el estado entiende su accionar y nacieron, como nos cuenta Foucault cuando el estado absolutista empezó a pretender «gobernar» la economía y por tanto los comportamientos agregados de millones de personas en extensos territorios. Dejar que categorías universales nos definan en términos de pertenencia y guíen nuestra vida es dejar de ser libres para optimizarnos a nosotros mismos como palancas y extensores activos de ese poder ajeno.

Y además, la fórmula más eficaz de destrozar unas Navidades.

Foto | Dr. Pat

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Los aforismos del profesor Baltanás

26-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

El poeta, bloguero, escritor y profesor de Literatura Española en la Universidad de Sevilla, Enrique Baltanás, ha publicado una colección de aforismos bajo el título Minoría absoluta (Editorial Comares. Colección La Veleta).

A los aforismos, el profesor Baltanás, los llama volaterías “porque son cosas, pensamientos, imágenes, que están volando por el aire, a tu alrededor, normalmente se te escapan, pero a veces, si estás atento, logras cazarlas con la red, como el cazador de mariposas. Aunque yo más bien lo que cazo son musarañas; y más bien están dentro que fuera”.

Un libro pues que es un juego (la vida). Naipe de volaterías, musarañas en la red, mariposas que están dentro, aforismos, haikus o vaya usted a saber, ¿greguerías, breverías, brevetes, ramonianos, calambres, escarpits? y hasta microrrelatos. El profesor Baltanás se lo pasa en grande con “dos frases” y siempre le sobra una:

No es arte si no consigues enterarte.

Si no consigues enterarte, no siempre es culpa del arte.

El ingenio es una trampa en la que caen los tontos y los que se pasan de listos.

Cuando soplo en el espejo siento cierto alivio: aún logro empañarlo.

La elipsis es la goma de borrar de la Retórica.

Los poetas le ponen letra a la melodía inaudible de nuestra vida.

Para practicar el amor libre hay que comenzar por librarse del amor.

A la mano del pirómano la llama la llama.

Con las metáforas cosemos y zurcimos el traje del mundo.

El egoísmo es como el viento: solo lo percibimos cuando choca con algo.

Las cosas verdaderamente grandes solo las hacen quienes no saben lo que hacen.

Para practicar el amor libre hay, primero, que prescindir del amor.

Evidencia: Moa no es Mao

El tiempo, en el reloj de sol, se detiene cortés un momento para dejar pasar una nube.

El otro lado del espejo nos está diciendo: ná es ná.

Las feministas son unas señoras a las que el sexo se les ha subido a la cabeza.

La O se admira de todo.

Titular: decisión de que algo sea noticia.

No es arte si no consigues enterarte.

La ideología nos ayuda a no enterarnos más que de lo que nos conviene.

El presente de la felicidad está siempre en el pasado.

Ir contra la tradición es una tradición y una contradicción.

La portada del libró es magnífica. En medias palabras del autor (tres las pongo yo). Aforismo, claro: Roja de aire. Soviético y Sánscrito. Unamunesca pajarita, pío, pío.

Baltanás cita a Eugenio d’Ors, “lo que necesita toda afirmación profunda (pío, pío) es una ironía ligera: el aforismo, sin ironía, no es aforismo”.

¿Comprenderán los jóvenes de hoy esta de don Eugenio d’Ors, que fascinó a los jóvenes de antes de ayer?

Foto | Jesús Morón

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Premios Literarios UCM 2011

26-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

Han sido convocados los premios literarios de la UCM de teatro, narrativa, poesía y ensayo. Dirigido a estudiantes, profesores y personal administrativo de cualquier universidad española. Plazo de presentación de trabajos, hasta el 31 de enero.

Este concurso está abierto a la participación de los estudiantes, el personal docente e investigador, y el personal de administración y servicios de las universidades españolas. Las obras presentadas serán originales, inéditas y no premiadas en ningún otro concurso, y deberán estar escritas en castellano.

El fallo se hará público en la página web de la UCM en el mes de abril de 2011 y cada premio tendrá una dotación de dos mil euros. Las obras galardonada será editada por el Servicio de Publicaciones de la UCM, para lo cual el autor/a cederá los derechos de explotación mediante la firma de un contrato de edición. La obra editada se presentará en un acto público organizado en la Universidad Complutense de Madrid.

+ info:

Unidad Técnica de Cultura

Vicerrectorado de Cultura y Deporte UCM
Tel.: 913 941112 – Fax: 913 941131
Correo: rcolon@pas.ucm.es

Facultad de Filología UCM
Tel.: 913 946030 – Fax: 913 946081
Correo: jmontero@filol.ucm

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

El Belén de Leo Bassi

25-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

El Belén que ha montado Leo Bassi en Lavapiés está rodeado de soldados, helicópteros, blindados, check-points y alambradas. Se exhibe en el modélico y vital centro social La Tabacalera de Madrid (c/ Embajadores, 53. Metro: Embajadores L3).

Un Belén de 16m2 dividido en dos por el muro y en el que los Reyes Magos son detenidos después de pasar mil peripecias y controles. Una Palestina en miniatura que el gran cómico italiano ha recreado desde el máximo respeto a la iconografía clásica cristiana.

Leo Bassi escribió una carta comentando la idea a la gente de la Tabacalera y esta fue acogida con entusiasmo. Allí no falta. Leo Bassi explica que “desde ya unos años, cuando llegan las Fiestas Navideñas, vivo con una frustación y una tristeza creciente la terrible contradicción entre las imágenes tradicionales del Belén bíblico con su mensaje de Paz y de inocencia y la realidad trágica de la Belén de hoy. Este año se me ocurrió hacer algo para concienciar a toda la gente de buena voluntad ante el problema de la Paz en Palestina.”

El Belén puede ser visitado hasta el próximo 6 de enero, pero también vía streaming puedes cotillear lo que pasa por allí, que pasan muchas cosas.

Foto | Fady Salfiti / Periodismo Humano

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Muera España y Cataluña: Viva Europa

25-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

No entrar en política a la edad de Sciascia es un crimen de lesa humanidad. A Sciascia pongo por testigo. El problema aquí es que entra el Tea Party del Gato, al que ladra Marcello, pero no alcanzamos la alteridad radical y europea. Malo. En España, si quitas el celofán del suplemento dominical, ya estamos casi como entonces.

De mayor tienes que ser como Sciascia o no ser, esa es la cuestión. No hay que hacer el magisterio en Caltanissetta para darse cuenta de lo que tenemos delante. Un toro, no, que el toro somos nosotros.  Desfiladeros de águilas y cordilleras de toros con el orgullo de astas. Sin esperanza no pueden plantarse olivos. Bien.

Estamos como estamos. A Pasolini lo mataron poco después de decir esto: “Hay que luchar para conservar todas las formas alternas y subalternas de cultura. Es lo que habéis hecho vosotros (radicales) durante todos estos años. Y habéis conseguido encontrar formas alternas y subalternas de cultura en todas partes, en el centro de la ciudad y en los rincones más lejanos, más muertos y más poco frecuentados. No habéis tenido ningún respeto humano, ni ninguna falsa dignidad y no os habéis subyugado a ningún chantaje. No habéis tenido miedo ni de rameras ni de recaudadores, ni tampoco – todo hay que decirlo – de fascistas”.

Cuanto más fanáticamente convencido está un intelectual progresista de la bondad de su contribución a la realización de los derechos civiles, más acepta la función socialdemócrata que el poder le impone aboliendo, a través de la realización falsificada y totalizadora de los derechos civiles, cualquier alteridad auténtica. Así pues, dicho poder se prepara para adoptar a los intelectuales progresistas como sus clérigos. Y ellos ya han dado a ese poder invisible una adhesión invisible haciéndose un carnet invisible. Contra todo ésto vosotros (radicales) no tenéis más que seguir simplemente siendo vosotros mismos, lo cual significa ser continuamente irreconocibles.

Olvidad rápidamente los grandes triunfos y seguid impertérritos, obstinados, eternamente contrarios, en vuestro afán por pretender, querer e identificaros con lo distinto, seguid escandalizando y blasfemando.

¿Quién blasfemará contra ESPAÑA? ¿Quién defenderá el harakiri?. Es EUROPA. Hay que matar la Nación española, italiana (cuando se haya desvelado el nombre del asesino), catalana, aragonesa, belga, flamenca y portuguesa. Todas. Vieja nación provinciana de Washington, vieja nación del alma, del mito mahón o gualda, de gules o pardos. Esencial y metafísica. Gran Sicilia.

España, como el toro has nacido para el luto y el dolor. Muerte a FRANCIA. MUERTE a ESPAÑA y CATALUÑA (EUSKAL HERRIA, ceniza). Muera el Norte de la Ligas. Canto al azul de Europa.

Al borde del abismo, dejamos pasar al toro. No lo mates, déjalo. Europa o nada. Erasmus, claro. Sin Barroso (Arias Navarro de Europa). Con Daniel, hijo de la revolución. Muera la partitocracia.  Muera la taifa engolada. Muera la Comisión del traidor de las Azores. Viva Europa (eres ).

Foto | il Fatto Quotidiano


PREMIOS GÓMEZ 2010 6ª EDICIÓN

25-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

¿No estáis hartos de que los medios de comunicación nos bombardeen con innumerables listas de los mejores músicos del año, de la década, del siglo o de la Historia? Que si las 100 mejores canciones de rock, que si las de pop, que si disco del año, que si el disco más influyente, que si Grammys, que si leches en vinagre… por eso y muchas razones más, J.C. Alonso, nuestro hombre musical, creó en 2005 su propia lista anual de premiados y nominados a los premios de la música (que le gusta).

Él mismo explica que “los galardonados son lo mejor que ha llegado a mis oídos durante ese año, independientemente de si se ha publicado o no ese año, evidentemente con un margen de antigüedad…

Parece una tontería ¿verdad? Pues lo es. Pero yo me lo paso bomba. J.C. Alonso.

Os dejamos con los premiados 2010. Enhorabuena a todos.

Artista: Fromuz

Disco: Fromuz

Canción: UnSun

Cantante titi: UnSun

Cantante tío: Stereophonics

Tecla: Fromuz

Cuerda melódica: Joe Satriani (mejor instrumento)

Cuerda rítmica: Kaipa

Viento: Unitopia

Percusión: The (Int.) Noise Conspiracy

Aspecto expresivo: Fromuz

Aspecto técnico: Fromuz

Aspecto musical: Motherjane

Sonido: Cycle

Concierto: Transatlantic

Grupo español: L’Herba d’Hamelí

ARTISTA

Fromuz

Motherjane

Scorpions

Joe Satriani

Transatlantic

DISCO

Fromuz, con “Seventh story” (2010)

Motherjane, con “Maktub” (2008)

Scorpions, con “Sting in the tail” (2010)

Joe Satriani, con “Black swans and wormhole wizards”(2010)

Stereophonics, con “Keep calm and carry on” (2009)

Tom Petty and The Heartbreakers, con “Mojo” (2010)

UnSun, con “The end of life” (2008)

CANCIÓN

UnSun, con “Face the truth”

Fromuz, con “Desert circle”

Motherjane, con “Karmic sterps”

Joe Satriani, con “Dream song”

Hawkwind, con “Green machine”

Cycle, con “Beat me, bust me”

Kaipa, con “In the wake of evolution”

Tom Petty and The H., con “Running man’s bible”

Unitopia, con “Tesla”

Skunk Anansie, con “It doesn’t matter”

VOZ ELLAS

UnSun, con Anna Stefanowicz

The Birthday Massacre, con Chibi

Skunk Anansie, con Skin

Interpose+, con Sayuri Aruga

VOZ ELLOS

Stereophonics, con Kelly Jones

Scorpions, con Klaus Meine

Transatlantic, con Neal Morse

Mitch Laddie

MEJOR TECLA

Fromuz, con Igor Elizov, piano y teclados

Transatlantic, con Neal Morse

Interpose+, con Watanabe Nobuo

Kinetic Element, con Mike Visaggio

MEJOR CUERDA MELÓDICA

Joe Satriani

Fromuz, con Vitaly Popeloff

Mitch Laddie

Kaipa, con Per Nilsson

MEJOR CUERDA RÍTMICA

Kaipa, con Jonas Reingold

Fromuz, con Sur’at Kasimov

L’Herba d’Hamelí, con Dani Fabré

The (Int.) Noise Conspiracy, Inge Johansson

MEJOR VIENTO

Unitopia, con Peter Raidel, saxo

Kaipa, con Fredrik Lindqvist, flauta

Mediabanda, con su sección de metales

MEJOR PERCUSIÓN

The (Int.) Noise Conspiracy, con Ludwig Dahlberg

L’Herba d’Hamelí, con Guillem Roma

Kaipa, con Morgan Ǻgren

Fromuz, con Ali Izmailov

ASPECTO EXPRESIVO

Fromuz, por la intensidad y profundidad de su música

Motherjane, por la elegancia de su música

Scorpions, por su combinación de sensibilidad y potencia

Danko Jones, por su marcha

ASPECTO TÉCNICO

Fromuz, por su ambiente y elaboración

Hawkwind, por su ambiente

Hidria Spacefolk, por su ambiente

Transatlantic, por saber hacer un disco de una sola canción sin perder el hilo ni aburrir

ASPECTO MUSICAL

Motherjane, por su composición y ritmo

Fromuz, por su composición, ejecución y coordinación

Kaipa, por su composición y ejecución, y por lo desenvuelto de su música pese a su complejidad

Interpose+, por su composición

SONIDO

Cycle

Joe Satriani

Scorpions

Fromuz

CONCIERTO

Transatlantic

Barcelona Bluegrass Band

GRUPO ESPAÑOL

L’Herba d’Hamelí

Cycle

Barcelona Bluegrass Band

+ info

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

EL REY COPHETUA

25-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

En los últimos años, y sobre todo desde su muerte en 2007, buena parte de la obra de Julien Gracq está siendo publicada (de forma un tanto asistemática) en nuestro país. Una buena noticia con la que tratar de subsanar póstumamente el vacío de sus textos dentro del panorama editorial de las décadas anteriores. Después de Leyendo escribiendo (2005), A lo largo del camino (2007) y De la literatura como bluff (2009), ahora, le llega el turno a El Rey Cophetua (Nocturna Ediciones, Zaragoza, 2010). Extraña decisión, por cierto, la de editar la nouvelle de Gracq sin sus dos compañeras naturales: en la edición original publicada, como la mayoría de sus obras, por Jose Corti, el volumen incluía además un fragmento de novela inconclusa, La route, y una extensa novela corta que servía de título al libro: La Presquîle.

En fin, el texto que nos convoca, como gran parte de la obra narrativa de Gracq, es un relato de fuerte contenido simbólico y mítico. Le Roi Cophetua mira más al pasado que al futuro. No es extraño, por lo tanto, que el escritor se inspire, como indica el título, en la antigua leyenda del Rey, enamorado perdidamente de una sirvienta, que ya sirvió de trampolín a Shakespeare, Coleridge y a Burne-Jones. A través de una narración casi secreta, densa, muy evocadora y cerrada en su propio misterio, Gracq nos brinda un delicioso relato iniciático, un lubricante indispensable para nuestras vidas carentes ya de mitos verdaderos, una de sus obras más bellas e inspiradas. Un hermoso buque fantasma, según la inspirada fórmula de Claude Roy.

Sirviéndose de esta novela corta, el cineasta André Delvaux continuó rastreando las vetas mágicas abiertas dentro de la realidad con su película Cita en Bray (Rendez-vous à Bray, 1971). Si la literatura y el cine son, aparentemente, como el perro y el gato, en este caso Delvaux (auspiciado por el propio Gracq, que en su ensayo Une collaboration sans nuages da cuenta de la feliz relación entre ambos) demostraba una vez más (como en la mayor parte de su obra) cómo volcar un texto literario en imágenes. Una obra maestra, a partir de una obra maestra, desgraciadamente un tanto olvidada. ¿Correrá la misma suerte el film de Delvaux y lo veremos próximamente entre los estrenos de DVD?

Julien Gracq
Nocturna Ediciones, 2010

Santiago Rubín de Celis

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Una mujer, una historia. La experiencia de ser prologuista: un viaje de alforjas literarias.

25-diciembre-2010 · Imprimir este artículo

Por

Hace ya unos meses la vida vino a mi encuentro de la mano de la Literatura, lo que me sucede cada vez con más frecuencia, hasta que ciertos momentos son un marasmo indivisible en la que la una equivale a la otra y a la inversa.

 Me llegaba la propuesta de leer y reseñar a una novel. Lo hice, como siempre, con mucho cariño y respeto. Los noveles suelen tener esa fuerza de la ilusión, de quien lo logra por primera vez, y tienden a guardar entre sus páginas diamantes en bruto que dan gusto sólo con imaginar en pulirlos. Pero, aunque los miro con benevolencia, siempre soy honesto en mis críticas. Nunca he sido amigo de iniciar viajes desagradables por deporte, ni de hacer daño. Hay mucho esfuerzo en esas obras y lejos está de mi intención destruir las ganas y la “virginidad” de los autores, muchas veces aún inocentes literaria o al menos editorialmente. Con delicadeza intento subrayar lo que entiendo que son sus puntos fuertes y también aquellos en los que aún flojean y deben trabajar. No como crítico (nadie me ha dado un título de tal) sino como lector apasionado. Sólo he dejado de reseñar públicamente tres libros que han llegado a mis manos durante los últimos cinco años. Uno porque en su día colaboraba con revistas con color político y el tema era contrario a su línea; otro porque el autor no quiso que publicase mi reseña (en general era negativa); y finalmente un bestseller español al que no le encontré la más mínima solidez.

Dicho esto también tengo que comentar que tengo la enorme suerte de que los autores me digan, casi todos, lo mucho que me aproximo a entender su mensaje, que soy capaz de comprenderlos, que soy un buen hermeneuta. Eso constituye, cada vez que llego a ella, una parada especial de mi camino literario y personal. Comprender a otros me hace sentir más hombre, más ser humano, más ser que piensa… y siente.

Pero, insisto, no puedo alejarme de la honestidad. Escribo cosas que realmente pienso. No me invento críticas elogiosas mirando las contraportadas, ni eligiendo párrafos al azar. El libro tiene que ser leído en su totalidad y con mucha atención antes de atreverme a decir nada sobre él, sea bueno o malo. Y este es un viaje que me ha llevado a parajes muy hermosos y muy distintos unos de otros. Autores de todas las edades y condiciones, con sus muy diversas obras que han llegado a mí de muchas maneras. Pero la parada del viaje suele terminar ahí, con unas palabras entre el autor y yo… o con un contacto que se mantiene después en el tiempo, contacto que puede versar sobre Literatura, pero también sobre otras manifestaciones de arte, o de política o de la vida en general y en particular, dependiendo de cada escritor.

Sin embargo Ana Herrera Barba tuvo una voz interior y otra exterior, también llamada Ana, que le dijeron que nuestro camino no terminaba ahí. Así que puso la siguiente piedra –de hecho levantó todo un puente- al pedirme que redactara un prólogo para su segunda obra, una colección de relatos breves, aunque no nanorrelatos. Nunca nos habíamos visto. Ella no conocía mi única novela publicada. Su única referencia sobre mi trabajo era la reseña que había hecho a principios de este mismo 2010 de Mi mundo sin fronteras, su primera novela publicada, y quizá algo de mi labor en Internet, en el diario www.ellibrepensador.com probablemente. Y a pesar de que su primer prólogo venía firmado por un catedrático me pedía que fuera yo quien leyese su obra y la prologase, le diese esas primeras palabras que pueden encauzar al lector (aunque muchos las obvien) en el libro. El viaje se había vuelto completamente nuevo. El escenario y la responsabilidad eran muy diferentes. Aquí había un doble compromiso con la integridad pero también con la autora. Su confianza era algo tan grande que pintaba, por sí sola, toda una realidad desconocida. Se trata de comentar una obra literaria, sí; cuentos, además, lo que he hecho al menos una docena de veces, es verdad; pero desde otra perspectiva completamente distinta.

El viaje, como el de Jasón, mucho más que como el de Ulises (que ya estaba de vuelta), prometía ser absolutamente apasionante. Conmigo tendría, como el famoso capitán del Argos, un buen número de compañeros: cada uno de los cuentos, que a su vez pondrían el paisaje y el carácter de la travesía. Y ellos fueron los que hicieron fácil y apasionante el reto. Como muestra valgan estos botones de ese prólogo:

[...] Ana Herrera Barba es, ante todo, una escritora que quiere hablar de mujeres, contar las historias a las que ella ha llegado accidentalmente o que le han venido a buscar, pero historias de mujeres. Y no se puede usar la maledicencia para comentar que sólo habla de quienes vivieron hace siglos, dieciséis, como en el caso de Hipatia, o dos, como en el de Jane Austen, ejemplos lejanos que ya no provocan comparación en uno mismo. Todo lo contrario, la autora está siempre abierta a rendir homenaje a su familia, a sus vecinas, a poetas casi desconocidas que comparten casualmente un acto por la paz. Eso habla de la esencia fundamental de Ana Herrera Barba: su capacidad para aceptar la grandeza de los demás y cantarla y contarla. Su tendencia a la elegía es evidente.

Su corazón tiene esencia lírica, y por eso sus palabras acaban tomando a veces forma poética para contarnos lo que ya ha dejado plasmado en la prosa inicial. En el fondo ambas maneras están asentadas sobre ese alma versicular que late bajo la pluma de la escritora: el olor de las plantas y las flores, las caricias relatadas de forma reiterada, el recuerdo de mujeres que lucharon por ser ellas mismas, todo es un mismo entramado, una misma materia anímica muy hermosa. Por otra parte sus versos son libres, ausentes de rima o ritmo pre-establecido en formas clásica, de manera que los textos se confunden entre ellos, formando un mismo material en todos los sentidos.

[...]

Para rendir este homenaje, levantar esta elegía o rescatar este recuerdo Ana Herrera Barba se sirve de un estilo sencillo, limpio, sin pretensiones de vanguardia, siguiendo las líneas históricas de las vidas de estas mujeres, aunque literarizando momentos, recreando diálogos, pensamientos y, sobre todo, sentimientos. En sus cuentos no se buscan triquiñuelas fáciles o finales de sorpresa fuera de lugar. No sigue ninguna moda de vampiros, piratas, monjes medievales o reconstrucciones forenses. El grano de arena que se aporta es, precisamente, intentando luchar contra las modas, poner una piedra que no pueda llevarse el aire ni el tiempo. Para ello nada mejor que la palabra escrita. [...] Hay capacidad de observación y consagración al mundo de la mujer, con sus pequeñas y grandes cosas.

Tras estos cuentos [...] nos encontramos con otro tipo de narraciones, emplazadas en la sociedad que nos rodea: mujeres maltratadas por su padre, poetisas que se reúnen en actos de solidaridad con el mundo, trabajadoras de museos que se enamoran en su edad madura de jóvenes compañeros, soñadoras de la ciudad lejana poblada de rascacielos que rescatan y son rescatadas por el amor, jóvenes que encuentran en el nudismo una forma de vida… Pequeños fragmentos de realidad donde la protagonista apuesta por sí misma y por su identidad, sea la que fuere.

Y en todo ello la presencia, la omnipresencia de la literatura [...] Porque, si algo queda claro al leer la presente obra de Ana Herrera Barba, además de su admiración por las grandes mujeres (famosas o no) es su determinado amor por la literatura, fruto del cual ha nacido, de un corazón sencillo y emotivo, Una mujer, una historia.

Le envié mi prólogo a la autora y esperé. Había dado mi impulso a la barca y ahora se alejaba hacia parajes desconocidos. Quedé mirando el horizonte. El libro tenía que seguir su propio viaje (como la propia Ana sabe, largo, muy muy largo y a prueba de paciencias míticas). Hace unas semanas me llegaba por fin ese objeto, ese bien físico por el que tantos perdemos la cabeza. Ahí estaban la cuidada y simbólica portada; los cuentos que con tanto cariño leí y con tanto amor fueron escritos; las páginas que les daban soporte; el prólogo; y una dedicatoria personal seguida de un agredecimiento que fue el mejor pago que podrían haberme hecho nunca porque venían a certificar que mi prólogo había alcanzado su primer destino que era el corazón de la autora, cosa que después se confirmó al leer la contraportada, en donde pude encontrar alguna frase procedente de esos párrafos que yo había redactado.

Después de seis años y medio mi nombre aparecía de nuevo en un libro impreso, aunque no fuera como autor. La experiencia se tornaba especial porque, como prologuista, mi voz aparece “autorizada”, algo así como la voz de un hombre que sabe de Literatura. Me faltan cientos de años para poder “saber” de Literatura, pero me sentía tan halagado como si fuese un académico. La obra por fin estaba en las estanterías de las librerías (ojalá también en algún escaparate) y mis palabras la precedían, la presentaban, la intentaban acercar a un público que se deseaba numeroso, sensible y no sólo feminino, por mucho que la obra trate de mujeres y esté escrito por una mujer. Las oportunidades que me ha dado la vida de conocerla -pocas aún- son suficientes para saber que Ana nunca será un feminista extremista, ni formará parte de colectivos o creencias exclusivistas o marginadoras.

Ignoro si mis palabras ayudarán a comprender la obra y los talentos de su autora, como me gustaría. Desconfío de que puedan ayudarla a vender más de lo que por sí pudiesen vender libro y escritora (mi nombre no es famoso en la gran prensa, ni en la prensa del corazón, ni figura en las listas de los más vendidos y muy probablemente nunca lo hará). Desconozco en qué medida los lectores estarán de acuerdo con mi visión de estos cuentos, ni si alguien se detendrá lo suficiente en el prólogo como para sopersarlo. Pero todo eso forma parte de los nuevos viajes que las palabras de Ana harán ahora ya ligadas a las mías (propiciadas por las suyas y por tanto ya nunca independientes). De esos nuevos periplos poco o nada llegaremos a saber ella o yo. Pero seguro que tomarán formas y rutas diferentes en cada lector atento. Y me siento muy orgulloso de que puedan compartir los mismos cursos donde quiera que vayan. Porque para estos viajes no hacen falta más alforjas que las ganas de dejarse llevar y Ana Herrera Barba siempre conseguirá llevarnos donde ella quiera llegar: su bondad y su voz particular se lo permiten.

Página siguiente »